Welcome to Palestine but

Visit Palestine

Hace ya casi siete meses que llegué a Jerusalén Este, Palestina. Como cada mañana desde que salimos de la cuarentena, vengo dando un paseo matinal para pensar en mis cosas a modo de rutina para empezar el día.

Esta mañana, por primera vez, se detiene un camión a mi altura y tenemos la siguiente conversación:

-Kayf haalak? -dice el camionero a modo de saludo y que significa cómo estás.

-Al Hamdu lil lah (bien) -respondo cortesmente.

-Where are you from?

-I’m from Spain.

-Do you live here?

-Yes, I live here.

-You should not wear…

Pensando que me diría algo sobre la máscara que llevaba puesta, a pesar de no haber nadie en la calle y no ser ni las 9 de la mañana, le pregunto:

-Remove the mask?

-No, you sould not wear short pants? You know, this is an Arabic neighborhood and you shouldn’t wear short pants. It’s better if you wear long jeans.

-That’s all? -le pregunto algo contrariado por lo que me acaba de decir y por cómo voy vestido (camiseta sin tirantes tal y como puede verse en la foto).

-Yes, this shorts are too short and it’s better if they are longer.

-Ok. Shukran (gracias).

-Afwan and welcome to Shu’afat, Palestine.

A medida que el camión se aleja y yo sigo andando, me quedo pensando en lo que acaba de suceder y vienen a mi mente las siguientes preguntas:

¿Debería llevar un pantalón más largo cuando voy a andar por las mañanas, a pesar de que haga 30ºC y a menos de cinco minutos andando haya llegado a un asentamiento judío, porque pueda verse como una falta de respeto?

¿Qué es lo que hace que un barrio o ciudad sea árabe, cristiana o judía?

Siguiendo la lógica del señor, ¿debería una mujer musulmana que decida llevar burqa o hiyab quitárselo cuando esté en un «espacio no islámico»?

¿Tal vez no deberíamos desarrollar más la tolerancia hacia otras culturas y religiones y ser más respetuosos con las personas que no practican o comparten nuestras mismas creencias?

Sé que hay un dicho que dice que when in rome do as the romans do (cuando en Roma haz lo que los romanos hagan -traducción literal), pero creo que tal vez sea bueno plantearse las cosas de vez en cuando y no seguir la corriente porque «es lo que se viene haciendo hasta ahora».

¿Tú qué opinas o cómo lo ves? Me gustaría saber tu opinión, por lo que te agradecería si me la puedes hacer saber a través de los comentarios.

Welcome to Palestine
Vestimenta de esta mañana durante el paseo.

Mis días en cuarentena

Mi cuarentena

Han pasado ya varias horas desde que terminó el periodo de cuarentena. Había estado en Bethlehem hacía 2 viernes y este lunes, antes de la hora de comer, llegó un correo de la coordinadora con información del ministerio de sanidad en relación al pandémico coronavirus.

Toda persona que haya estado en alguna de estas 3 ciudades, deberá ponerse en cuarentena.

Sabía que me implicaba directamente a mí, así que se lo comenté a la compañera: « Oye, Anna, según este correo, debería ponerme en cuarentena » -le dije mientras ella hablaba con mi responsable por teléfono.

¿Lo has oído? -le dijo a Raquel al otro lado de la línea.

Siguieron hablando y cuando volvió, me confirmó lo que ya sabía. « Tienes que irte. Tienes que estar en cuarentena » .

Estuvimos discutiendo un poco de hasta cuándo tenía que estar en casa y después de que la compañera hablara con la coordinadora, se confirmó que los 14 días empezaban desde cuando había estado en Bethlehem y no desde ese lunes, con que sólo tendría que 5 días en casa.

Pasando el tiempo

Si eres el que tiene que revisar facturas, escanear documentos y buscar papeles en archivadores, te puedes imaginar que el trabajo que pude hacer en casa fue más bien poco. Lo bueno es que aproveché para leer y avanzar con el TFM del máster.

Eso sí, al cuarto día estaba ya que me quería subir por las paredes. Acostumbrado a hacer deporte y desfogarme, socializar y hacer planes, estar encerrado dentro de casa por días enteros es algo que no le sienta bien a uno en absoluto.

Lo gracioso es que era solo yo el único que se había puesto en cuarentena, cuando la semana anterior había estado haciendo vida normal y compartiendo oficina con el resto de compañeros, o cuando compartía piso con otra compañera que seguía yendo a la oficina.

En fin. Cuando por fin pude salir, estuve comentando con Anna que hubiese tenido mucho más sentido que toda la oficina nos hubiésemos puesto en cuarentena de manera preventiva, hasta que hubiesen pasado los 14 días desde que estuve en Bethlehem, pero aquello más que comentar fue discusión y la cosa no llegó a ningún puerto.

Estamos mal de la cabeza

La gente te pregunta por cómo estás físicamente, que si tienes síntomas, si acaso te preguntan que cómo lo llevas… pero nadie te pregunta directamente qué tal lo estás llevando de cabeza.

Lo cierto es que lo llevé bien, aunque no todo el mundo lo lleva de la misma manera. Directamente, la otra compañera de piso (y oficina) se compró un billete y se marchó al día siguiente de que me dijeran que tenía que estar en cuarentena. Veremos si no abandona el programa…

En resumen, creo que hay que ser prudentes y tomar medidas serias: si hay que parar la actividad dos semanas, se para. Que hoy en día se puede teletrabajar de maravilla y lo mismo solo es uno el que tiene que estar físicamente en la oficia.

Y si es así, ¿a quién se lo va a contagiar, al compañero el día que vuelva? Me parece claro que si en esas 2 semanas y no se han desarrollado los síntomas es que no había nada que contagiar.

Y así terminó mi periodo de cuarentena y mis reflexiones post misma.

Un saludo y hasta la próxima pandemia.

cuarentena

Volver: verbo de idas y vueltas

Volver a volver

Volver volviendo es ya una forma de haber vuelto.

Vuelve el poeta a escribir y el niño a sonreír.

Hemos vuelto a encontrarnos, amigo, y volvía a reencontrarme con personas mágicas.

¿Lo más importante? Había vuelto a ser uno mismo de nuevo.

Volvíamos a viajar juntos pero por separado, a conocer un país cercano del oriente lejano.

Volví a una ciudad (antes ciudades) y tu volviste a sonreír con la mirada.

Hubiste vuelto más tarde sino es por las vueltas anticipadas.

Volverán los hijos con sus madres aunque para entonces algunos ya habrán vuelto a casa. Continuar leyendo «Volver: verbo de idas y vueltas»

Palencia, 10 curiosidades que no sabías sobre ella

Palencia, con P de Palencia

A parte de ser la ciudad donde nací y que me vio crecer, Palencia es un municipio nacional situado en la comunidad de Castilla y León, España.

Es una bonita ciudad situada al norte de España, entre Madrid (a 250 km) y Santander (a 200 km) y ubicada a una altitud de 770 m sobre el nivel del mar.

Palencia es capital de la provincia que lleva el mismo nombre y a continuación, se comparten 10 curiosidades sobre esta acogedora ciudad:

Capitales de provincia más próximas de España

Valladolid y Palencia son las capitales de provincia españolas más próximas entre sí. Estas dos ciudades se encuentran separadas únicamente por 47 km.

Continuar leyendo «Palencia, 10 curiosidades que no sabías sobre ella»

Carta a la Madre que me parió

Carta a Madre que me parió

¡Que viva Dolores y la madre que me parió!

¿Por quién me tacha hoy la sociedad corrompida?

Si delito jamas he cometido, el que roba más y más,

tendrá culpas más atroces, mientras miran los demás.

Yo sentaba en tu regazo, enloquecía con tu llanto. Continuar leyendo «Carta a la Madre que me parió»

Espejo espejito, ¿Qué ves en tu espejo?

Mundo Espejo

El Mundo es un espejo, el mundo está lleno de espejos donde mirarse y donde reflejarse.

Teoría del Espejo, por SGM

El Mundo es un espejo donde mirarse, donde mirarte.

Te levantas por la mañana y ahí está el espejo.

¿Qué ves al mirarte? ¿Ves un ganador, un perdedor, una persona?

La vida no va de ganar ni de perder, la vida va de Vivir y de Disfrutar.

Si miras en el espejo de tu hermano, verás un hermano.

Si miras en el espejo de tus padres, verás a tus padres.

Así para todos aquellos espejos en los que mires que no sean tu propio espejo.

 

Espejo equivocado

Durante muchos años, estuve mirando en el espejo que creía por el Mejor.

Estaba equivocado, el Tiempo y los años, me han dado la razón.

No vengo a dar consejos ni lecciones de Vida a nadie. Escribo para darme lecciones a mi.

Escribo para canalizar mi yo interior. Yo interior que conocen aquellos que miran en mi espejo.

¿Cómo es posible que alguien que nunca miró en tu espejo sepa quién eres?

Sencillamente, no puede. Puede inventar o a lo sumo repetir algo que alguien le dijo.

Escribo para recordarme qué sentí y cómo me hicieron sentir. Escribo porque quiero.

 

Espejo roto

¿Cómo vas a ser quien tu quieras ser si estás mirándote en un espejo roto?

Lo bueno o lo malo, es que un espejo sólo se puede romper una vez.

El resto de veces, se estarán rompiendo pedazos de ese mismo espejo.

En qué pedazo mirarte depende de ti, pero permite me recordarte una cosa.

Todos esos pedazos forman parte del mismo espejo.

Da igual que te mires en uno, que en otro. Da igual. Todos forman parte del espejo que se rompió.

 

Fecha de caducidad

La Vida tiene una fecha, un empiece y un final.

Salimos fuerte, mantenemos… y luego qué.

Luego depende de cada uno alcanzar las metas que se proponga.

Si quieres sacarte una oposición, sácate una oposición, Ouu.

Si tu sueño es trabajar en Tesla, no Pares hasta que trabajes en Tesla.

Si quieres ser Feliz, sé Feliz sin importar lo que nada ni nadie te diga.

Quiero ser Novel de la Paz. ¿Te molesta? Me parece respetable, pero no comparto tu opinión.

¿Acaso eres Premio Novel de la Paz? Entonces, quién te crees que eres para decirme lo que puedo y no puedo ser.

No te he preguntado tu opinión y si me dices que no puedo llegar a ser lo que yo quiera es porque:

  1. Tu no puedes ser lo que yo quiero ser.
  2. No quieres que sea lo que quiera llegar a ser.
  3. No me conoces y lo único que haces es maquinar.

No hago daño a nada ni nadie, respeto y me hago respetar.

Pero sobretodo, son sincero conmigo mismo y con el resto.

El Tiempo, en mi humilde opinión, es el recurso más limitado del que dispongo.

Valoro el Tiempo y a las Personas por encima de todas las cosas.

Aprecio la Vida y cada momento que paso en ella.

Este juego no ha terminado, no, todavía no. Todavía me queda un has bajo la manga.

 

FIN.

 

espejo espejito
El mundo es un espejo donde mirarse.
Y tu, ¿Qué ves en tu espejo?

 

Carta a mi Madre, Amor de mi vida

Carta al Amor de mi vida

En esta entrada de hablaré del Amor de mi vida, mi Madre.

Escribo con el corazón en un puño y con la cabeza bien alta.

¡Por ti! ¡Por mi!

 

La vida es Justicia.

Es justo que tu me recuerdes desde antes que yo te recuerde a ti, de mayor será al revés.

Deberíamos todos querernos por igual, sería justo para todos. Continuar leyendo «Carta a mi Madre, Amor de mi vida»

El mamut canario

Mamut canario

Había una vez, un mamut canario que cantaba una canción.

Esta canción trataba sobre el mojo, la autentica salsa canaria llamada mojo picón.

Este mamut canario era una especie en extinción, que no en peligro de extinción.

Todo apunta a que no tiene problemas de reproducción.

 

Como todo mamut canario, proviene de las Islas Canarias, más concretamente, de Gran Canaria.

Aunque ya hace tiempo que dejó las islas, siempre que puede, a su hogar vuelve.

Si se preguntan de dónde vienen los mamuts canarios, os diré que a este no lo trajo una cigüeña.

Pues de chiguito ya era gordinflón y cabezón, y de mayor, todavía perdura lo de cabezón.

 

La verdad es que no resulta fácil hablar de este tipo de especie, puesto que no encontrarán ningún tipo de documentación más que está entrada.

Por ese motivo, presenten mucha atención y no pierdan detalle de lo que viene a continuación.

 

La historia del mamut canario

Había una vez, un mamut canario.

Como ser único de su especie, no estaba acostumbrado a mirar por el grupo, pues no había más grupo que él por quien preocuparse.

Sin embargo, a médica que pasaba el tiempo, se iba dando cuenta de que un grupo no se forma únicamente por los mismos animales de una misma especie.

 

Así pues, aunque al principio miraba sólo por y para sí, con el paso del tiempo se dio cuenta de que podía mirar, pensar e incluso llegar a amar a otros seres que no fueran de su misma especie.

Sin duda alguna, aquel mamut era similar a todos los mamuts que habían existido antes, pero yo le identifiqué como mamut canario y desde entonces fue único en la mundo.

 

Lo que le hizo especial no fue el tiempo que compartí con él.

Que también, sino el vínculo que nos unía desde el momento en que vino al mundo.

Después, con el paso de los años y de las experiencias vividas y compartidas, quedó claro que ese vínculo jamás se rompería.

Para mí, ese mamut valía más que todo el dinero del mundo. Para él, la cuestión del dinero era selectiva, ahora le importa, después no, luego sí y más tarde tal vez.

A pesar de ello, en los momentos realmente importantes de la vida, comprendía que no había suficiente dinero en el mundo que pudiera reemplazar alguno de los seres de aquel grupo.

 

Diálogo del viaje por la vida

– ¿Sabes cuánto vales? -dijo el perro verde.

– 1500€, eso es en lo que te han valorado y eres todo lo que les importas -continuo diciendo el perro.

– Tienes razón -respondió el mamut.

Fue entonces cuando comprendió que el dinero no da la Felicidad ni tampoco compra una vida.

 


 

Podría seguir hablando de lo mucho que quiero y aprecio a ese mamut canario, pero empezaría a decir boludeces u obviedades sin sentido.

Como lo breve si bueno, es breve y bueno, nada más que decir que por el mamut canario yo vivo y muero.

Fin.

 

Pd: el ? ? no ronca, sólo respira fuerte. ?

 

Mamut canario
Erase una vez, un mamut canario.

 

 

Mus, corrido y sin señas, pares y juego.

Torneo de mus Palentino

Origen y breve historia sobre cómo se juega

Mus, juego de naipes con baraja española y de origen vasco. Se trata de un juego con más de 200 años de historia.

Normalmente se juega entre 4 personas en parejas de 2. Las reglas varían dependiendo de dónde se juegue, pero en todos los juegos siempre se repite el mismo sistema de apuestas:

Grande: cuanto menor sea el valor de las cartas mejor.

Chica: cuanto menor sea el valor de las cartas mejor.

Pares: mejor combinación a mayor número de cartas iguales y en caso de que las cartas sea iguales, mejor cuanto mayor sea el valor de las parejas.

Juego: se apuesta a tener una cifra de 31 mediante la suma del valor de las  cartas con las que se juega.

En caso de que ningún jugador alcance esa cifra, se jugará al «punto», siendo la mejor jugada aquella que más se aproxime a 31.

 

 Introducción

El propósito de realizar el torneo de mus es múltiple:

En primer lugar, lo que se pretende es pasar un rato agradable jugando al mus con amigos y conocidos. Si se gana bien y si no, pues también. Continuar leyendo «Mus, corrido y sin señas, pares y juego.»

Experimentos Sociales, secuencia del vagón

  1. El día que el mudo recuperó la voz

En esta ocasión, os quiero compartir uno de mis experimentos sociales.

Os advierto que este experimento es sumamente interesante.

 

Que den comienzo los experimentos sociales:

Yendo yo el otro día en metro, iba distraído leyendo.

Sin ser consciente ni de mi alrededor, ni de mi entorno, para cuando quise darme cuenta de lo que me rodeaba, escuché a una señora decir que la juventud de hoy en día es muy maleducada.

– «Esta juventud no cede sus asientos a las personas mayores».

 

Acto seguido, se quedó un asiento libre a mi lado y se sentó una persona mayor que estaba en el vagón.

Tras analizar por unos segundos lo que había ocurrido, decidí proceder a realizar uno de mis experimentos sociales.

 

Sin pensarlo, decidí imitar alguno de los vídeos que he visto sobre lenguaje de señas y observar qué pasaba.

Empecé a gesticular intentando decir que no podía oír y que si me podía repetir lo que había dicho.

Al verme la señora hacer el gilipollas, empecé a notar un cambio en su actitud.

 

Me decía que no me entendía pero los gestos eran bastante claros (igual es que me fallaba el acento…).

No lo debía de estar haciendo tan mal porque a los pocos segundos, el señor mayor le dijo que yo era sordo, que no podía escuchar.

En ese momento el Mundo habló por mi y lo más sorprendente es que la actitud de la señora cambió para mejor.

 

Un par de paradas más tarde, le indiqué a la señora (por gestos obviamente) que si quería ocupar mi lugar.

Aunque yo me levanté y dejé el sitio libre, la señora no quiso sentarse y nunca sabré por qué.

 

Cuando bajamos del tren, el señor mayor no se dio la vuelta para que pudiera agradecerle lo que había hecho, pero con lo que sí me encontré fue con una sonrisa de la señora y un hasta luego.

 

La verdad es que tengo que analizar bien este experimento y ver qué conclusiones se sacan.

Pero lo que sí me quedó claro es que el Mundo brilla más con una Sonrisa!

 

experimentos sociales
Debo ser algo payaso pero eso me hace Feliz.